Hackear, hacer, enseñar, robar: el futuro de la #publicidad.

Dándome una vuelta por Twitter, me encontré con un trino de Cristina Quiñonez fundadora de Consumer Truth con una fotografía de un artículo de Flavio Pantigoso, Director Creativo de FCB Mayo en Perú.

En el artículo llamado “Identificar una gran idea”, el DC hace un pequeño  resumen del libro “Hackear, hacer, enseñar, robar: el futuro de la publicidad”, profundizando en la constante dificultad que tienen las agencias y los clientes para identificar las ideas que realmente funcionan en publicidad:

1. ¿Es una idea que conecta el mundo físico con el digital?
La vida real se vive afuera del plano digital pero es comunicada casi que en su totalidad a través de internet y todo lo que cabe en ella. A dónde viajamos, lo que cenamos, los amigos que visitamos, incluso lo que pensamos es compartido a través de la red.

2. ¿Es una idea que alguien dijo que no se puede hacer?
Personalmente, el hecho de que alguien diga que algo no se puede hacer, es el catalizador para que una idea sea realizable. Esta negativa es el reto perfecto para ponerla en marcha y callar a los incrédulos.

3. ¿Es una idea que no le roba tiempo a la gente?
Hay que partir del hecho de que toda idea debe ayudar a alguien. Entre más poderosa sea la idea, mayor será el efecto de cambio que produzca en las personas. Si la idea no produce este efecto, es una idea que roba el tiempo de las personas, tanto las que la ejecutan, como las que la reciben.

4. ¿Es una idea que no cabe en una gráfica?
Aunque la constante de las mejores ideas es la simplicidad y sencillez, muchas veces esta debe ser transmitida por diversos canales además de una simple pieza. Los canales que esta requiera dependen del receptor o consumidor de la misma.

5. ¿Es una idea que no deja indiferente a la gente?
Una gran idea -per se- no es indiferente a las personas. Sin embargo requiere también de una buena dosis de imaginación en su comunicación. Creatividad everywhere.

6. ¿Es una idea que puede ser contada en una frase?
Difícil ¿no? Si vieron la película Inception (El Origen), sabrán lo complicado que resulta explicar una idea tan simple, pero en la medida que la idea se detalle al máximo, será más fácil de explicar.

7. ¿Es una idea que necesita de la gente para poder vivir?
Creo que toda idea necesita de las personas para sobrevivir. si no son las personas ¿quién más cree en las ideas?

8. ¿Es una idea apoyada por la tecnología?
En tiempos modernos, una idea que sea fácilmente replicable a través de la tecnología tendrá más posibilidades de tener éxito.

9. ¿Es una idea que podría convertirse en un negocio?
Seamos honestos. Si la idea no da plata ¿qué sentido tiene?

10. ¿Es una idea que cuenta una gran historia?
La historia de la idea es el condimento clave de la receta. Los seres humanos no nos enamoramos de las personas, sino de las historias que estas cuentan. Lo mismo pasa con las ideas.

Este es el artículo original (click en la imagen para ver grande).

B9R4Wd7IEAIREj7

Reconocer una buena idea es tan solo el principio. Muchos hemos conocido casos de muy buenas ideas que se quedan en la ejecución, así que no menos importante que la idea en sí, son la planeación, la ejecución y la evaluación.

¿Algún otro elemento a tener en cuenta para identificar una buena idea?
Comments below

@JuanSingsrock

Anuncios

10 lecciones de #emprendimiento de Mark Zuckerberg

Hace apenas unos días el creador de Facebook visitó Colombia en medio de una entrevista con preguntas poco objetivas, vestido de corbata y con el logo de twitter en el pecho, un encuentro que sin duda dejó mucho que desear.

Pero este post no se trata de la visita de Mark Zyckerberg a nuestro país, sino de 10 enseñanzas que nos ha dejado su carrera como creador de la red social más popular del mundo y uno de los mejores ejemplos de negocios y emprendimiento.

También puedes leer: 5 Consejos del fundador de Twitter para crear negocios exitosos

Inteligente, daltónico y un tanto peculiar, Zuckerberg empezó a desarrollar The Facebook en su dormitorio de Harvard hace poco más de 10 años. Aunque la idea original, la de crear un directorio de perfiles para los alumnos de la universidad, fue concebida por los gemelos Winklevoss, “Zuck” le dio forma y atrajo el interés de inversionistas. Las ganancias de su empresa le han permitido reunir una fortuna por 28,500 millones dólares; cifra que, con la tendencia en ventas de publicidad en la red social, aparentemente sólo irá en aumento.

Aquí les dejo 10 de las mejores lecciones para empresarios que deseen triunfar tanto off como online:

1. Sigue tu misión y enfócala en los consumidores. La ideología detrás de Facebook es la de “crear un mundo más conectado”. A tan sólo una década de lanzar al público esta plataforma, ha conseguido reunir a casi una quinta parte del planeta. Los esfuerzos de la empresa siempre van dirigidos hacia ese rumbo y su misión es la que dictamina sus acciones, cambios, inversiones y estrategias.

2. Sé auténtico. Si algo es conocido por todos es que Mark Zuckerberg, sin importar el contexto, siempre aparece con sus sudaderas y chanclas deportivas (a excepción de su visita a Colombia). Se describe a sí mismo como alguien “torpe” y no hace gran esfuerzo por parecer carismático. Simplemente es él mismo y esto es clave para los emprendedores actuales.

3. Sé humilde. Conoce tus debilidades y actúa en consecuencia. Nadie nace sabiéndolo todo y pocos empresarios son líderes natos. Éste fue el caso de Zuck. De hecho, antiguos empleados de la compañía afirman que al inicio era un CEO terrible: no sabía comunicarse con los empleados y tenía una actitud arrogante. La reclutadora de la empresa, Robin Reed, le dijo que tenía que tomar clases para aprender a ser un director; así lo hizo y obtuvo una gran mejoría con el tiempo.

4. Primero conquista usuarios, luego hazlos clientes. Éste es quizá el “mantra” de los negocios exitosos en internet. La mayoría de las empresas digitales tardan años en ser rentables y la clave está en ser pacientes y trabajar duro para que esto suceda. Facebook es el mejor ejemplo, y lo demuestra con la gran cantidad de dólares que recibe de empresas, marcas y medios que hoy pagan por anunciarse en la plataforma.

5. Cree en tu proyecto. Si tienes una idea innovadora, un proyecto único o una marca con un gran potencial, cree en ello. En 2006, Yahoo propuso comprar Facebook por 1,000 millones de dólares y Zuckergerg lo rechazó. Tal vez pensemos “¿qué loco haría eso?”. Pues un “loco” que creía firmemente en su proyecto y que hoy ocupa la posición 23 de las personas más ricas del mundo según la revista Forbes.

6. Acepta tus errores. Esto nunca es fácil. Menos cuando eres director de una empresa y menos aún cuando tienes la personalidad arrogante y algo condescendiente de Zuckergerg. Sin embargo, la carrera del creador de Facebook, como la de cualquier otro emprendedor, está llena de fracasos, muchos de los cuales ha aceptado público. Entre ellos están el fallido “Faceweb” para la operación interna y la lenta actuación de la plataforma para atender al creciente mercado móvil.

7. La excelencia está en no ser excelente. En la entrada de las oficinas corporativas de Facebook hay varios un posters, uno de ellos con la frase “Mejor hecho que perfecto” (Done is better than perfect). Esta cita muestra la forma de actuar de la compañía, que se basa en lanzar continuamente cambios, funcionalidades y aplicaciones, las cuales son probadas y validadas o rechazadas por los usuarios. Esta estrategia favorece la innovación y el dinamismo, dos claves de las empresas tecnológicas.

8. Entiende tu mercado, detecta oportunidades y toma riesgos. Algunos de los grandes aciertos de Facebook como empresa han sido las adquisiciones de aplicaciones y plataformas como Instagram y Whatsapp. Aunque le costaron miles de millones de dólares, esto le ha permitido llegar a nuevos mercados y consolidar aún más el valor de su red. Pero muchas de sus decisiones no han tenido tan buenos resultados, pero como él mismo dice: “El mayor riesgo es no correr ningún riesgo”.

9. Elige bien a tus mentores. Un emprendedor tiene mucho que aprender de los demás; en especial de aquellas personas que han pasado por los mismos retos, obstáculos y experiencias. Para Zuckerberg, uno de ellos fue Steve Jobs. De hecho, después del fallecimiento del co-fundador de Apple, Zuck escribió: “Steve, gracias por haber sido un mentor y un amigo. Gracias por demostrar que lo que construyes puede cambiar el mundo. Te voy a extrañar”.

10. Deja una huella. Zuckerberg no sólo quiere pasar a la historia como un multimillonario, un innovador o un empresario exitoso; quiere transcender creando cosas que ayuden a la sociedad y que permanezcan por años. Además de los millones de dólares que dona a la caridad (en 2013, la cifra llegó a $970 millones de dólares), Zuck ha apoyado varias startups educativas y su iniciativa Internet.org busca llevar internet a los lugares más recónditos del mundo.

Vía: Soy Entreprerneur